Avatar del autor
Stan Fox
Stan Fox es un consumado autor especializado en contenidos sobre el juego legal y la legislación estadounidense sobre el juego. Con un profundo conocimiento del intrincado panorama regulatorio, combina su pasión por la escritura con su experiencia en el campo para ofrecer a los lectores artículos informativos y atractivos. Lleva escribiendo para LetsGambleUSA.com desde 2019.

Nueva Jersey es el líder indiscutible en lo que se refiere al juego presencial en la Costa Este, y los residentes y visitantes también pueden elegir entre docenas de casinos en línea y sitios de apuestas deportivas legales.

La mayoría de los grandes casinos se encuentran en el paseo marítimo de Atlantic City, pero Nueva Jersey también cuenta con varios hipódromos de apuestas mutuas. El estado permite las apuestas benéficas y tiene su propia lotería. Nueva Jersey fue el segundo estado en regular su mercado de juego en línea intraestatal, lo que significa que los jugadores pueden disfrutar de sus dosis de casino y póquer en línea sin tener que recurrir a sitios de iGaming extraterritoriales.

Juego ilegal en Nueva Jersey

El Código de Justicia Penal de Nueva Jersey define el juego como "apostar o arriesgar algo de valor por el resultado de un concurso de azar o un acontecimiento contingente futuro que no esté bajo el control o la influencia del actor, sobre la base de un acuerdo o entendimiento de que recibirá algo de valor en caso de un resultado determinado".

En Nueva Jersey sólo son legales los juegos de azar expresamente autorizados por la Constitución estatal. Pero la legislación estatal se centra en penalizar a los operadores más que a los jugadores individuales.

Una persona es culpable de "promover el juego" cuando lo hace a sabiendas:

(1) Acepte o reciba dinero u otros bienes, en virtud de un acuerdo o entendimiento con cualquier persona por el que participe o vaya a participar en el producto de una actividad de juego; o

(2) Participa en conductas que ayudan materialmente a cualquier forma de actividad de juego.

De hecho, el Código de Nueva Jersey establece que es una "defensa para el procesamiento que la persona haya participado sólo como jugador", aunque la carga de la prueba de su condición de jugador recae en el acusado.

La mayoría de los asuntos relacionados con el juego están cubiertos por el Código de Justicia Penal de Nueva Jersey, sección 2C:37-1 y siguientes y 5:5-1 y siguientes. La edad mínima para jugar es de 18 años para el bingo, los juegos de lotería y las apuestas mutuas, y de 21 años para los juegos de casino.

PermitidoNotas
Juegos de azar en tierraCasinos, pari-mutuel, apuestas deportivas
Juego en líneaCasinos en línea, apuestas deportivas, poker y DFS
Lotería
Juegos BenéficosBingo, rifas y noches de casino
Edad mínima para jugar18 años para el bingo, los juegos de lotería y las apuestas mutuas; 21 años para los casinos y las apuestas deportivas.

Casinos de Nueva Jersey

La historia del juego regulado en Nueva Jersey se remonta a 1939, cuando el estado legalizó las apuestas pari-mutuel en las carreras de caballos. Sin embargo, la industria del juego del estado realmente tomó forma después de 1976, cuando los residentes de Nueva Jersey votaron a favor de permitir los casinos en Atlantic City. Nueva Jersey se convirtió en el segundo estado, después de Delaware, en legalizar el juego en casinos. Aparte de los hipódromos, el juego terrestre sigue restringido a los límites de Atlantic City.

La Ley de Control de Casinos de 1977 estableció un marco de regulación para el nuevo sector y creó la Comisión de Control de Casinos para conceder licencias y la División de Control del Juego de Nueva Jersey (DGE) para supervisarlo y mantener su integridad.

En total, se construyeron 12 casinos, tres de ellos de Donald Trump. Pero la crisis financiera de 2008, unida a la expansión del juego en Pensilvania y el estado de Nueva York, tuvo un impacto negativo en el sector del juego de Atlantic City. Entre 2014 y 2016, cerraron cinco casinos. Afortunadamente, las condiciones económicas mejoraron y se construyeron dos nuevos casinos, el Hard Rock Atlantic City y el Ocean Casino Resort.

En 2010, los legisladores aprobaron un proyecto de ley para modificar la Ley de Control de Casinos con el fin de desregular el sector y hacerlo más competitivo frente a otros estados, eliminando muchas de las normas que los casinos consideraban gravosas. Permitía a los casinos utilizar menos supervisores para los juegos de mesa y exigía que hubiera menos inspectores de la Comisión de Control de Casinos en un establecimiento en todo momento. Muchas de las competencias de la comisión se transfirieron a la DGE.

Juego En Línea en New Jersey

A medida que disminuían los ingresos de los casinos, los legisladores de Nueva Jersey empezaron a buscar formas de salvar este sector en apuros. En 2011 recibieron un balón de oxígeno, cuando el Departamento de Justicia de EE.UU. emitió un dictamen jurídico según el cual la ley federal Wire Act sólo prohibía las apuestas deportivas y no los juegos de casino, el póquer o las loterías. La ley de 1961 penalizaba el uso de líneas telefónicas interestatales para operar un negocio de apuestas, y el nuevo dictamen allanaría el camino para las apuestas en línea autorizadas por los estados.

Sin embargo, en 2011, el gobernador Chris Christie vetó el primer intento de ley del estado sobre iGaming, afirmando que violaba la Constitución de Nueva Jersey.

Pero el 26 de febrero de 2013, la Asamblea Legislativa de Nueva Jersey aprobó por abrumadora mayoría un proyecto de ley revisado que autorizaba los juegos de casino y póquer en línea, y posteriormente Christie lo convirtió en ley. El proyecto de ley restringía la explotación del juego online a los casinos de Atlantic City en asociación con terceros proveedores de software.

El mercado del juego online de Nueva Jersey se inauguró el 21 de noviembre de 2013. Poco menos de cinco años después, se lanzó en el estado la primera aplicación de apuestas deportivas en línea, de la que se ofrece más información a continuación.

Apuestas Deportivas en New Jersey

Más o menos al mismo tiempo que los legisladores de Nueva Jersey trabajaban para legalizar el juego en línea, también intentaron legalizar las apuestas deportivas.

El primer proyecto de ley de apuestas deportivas de Nueva Jersey se aprobó en 2012 después de que un referéndum no vinculante demostrara que existía un fuerte apoyo público a la legalización de los sportsbooks.

Las ligas deportivas profesionales, incluidas la NBA, la NFL, la NHL y la MLB, demandaron a Nueva Jersey, argumentando que el proyecto de ley violaba la Ley de Protección del Deporte Profesional y Aficionado (PAS PA) y amenazaba la integridad de sus juegos. Nueva Jersey argumentó que la PASPA interfería con sus derechos constitucionales a promulgar sus propias leyes sobre el juego.

Los tribunales dieron la razón a las ligas y las apuestas deportivas de Nueva Jersey fueron clausuradas. Sin inmutarse, los legisladores redactaron una nueva ley que derogaba las leyes del estado que prohibían las apuestas deportivas. Una vez más, las ligas presentaron una demanda.

Nueva Jersey argumentó que, si bien la PASPA prohibía al estado autorizar las apuestas deportivas, nada le impedía simplemente no aplicar las leyes relacionadas con las apuestas deportivas, despenalizando esencialmente la práctica.

El lobby del deporte profesional volvió a imponerse en los tribunales inferiores. Pero en junio de 2017, el Tribunal Supremo de Estados Unidos aceptó conocer del caso. En mayo de 2018, en una sorprendente decisión por 7 a 2, el máximo tribunal del país dictaminó que la PASPA era inconstitucional, ya que arrebataba poder a los estados.

Tras una larga batalla, Nueva Jersey pudo legalizar las apuestas deportivas y sentó las bases para que otros estados de Estados Unidos siguieran su ejemplo, lo que hicieron en gran número.

Dado que la cuestión de la PASPA se refería en parte a la extralimitación federal y a los derechos de la 10ª Enmienda, la decisión del Tribunal Supremo también modificó la ley federal Wire Act, que podría prohibir las apuestas deportivas en línea.

Ciertamente, las autoridades federales no han mostrado ninguna inclinación a aplicar la Wire Act a los nuevos mercados de apuestas deportivas en línea regulados por los estados.

Las apuestas deportivas terrestres se pusieron en marcha en los casinos de Atlantic City y en los hipódromos del estado el mes de junio siguiente, y las primeras apuestas deportivas para móviles comenzaron a funcionar en agosto.

Apuestas mutuas en Nueva Jersey

Con una rica historia en el mundo de las carreras, Nueva Jersey cuenta con tres hipódromos que ofrecen apuestas parimutuel en sus carreras en directo, además de apuestas simulcast: Meadowlands, Monmouth Park y Freehold Raceway. Las apuestas fuera de pista (OTB) también están disponibles en varios salones OTB y a través de dos aplicaciones móviles, MonmouthBetting.com y 4NJBets.

Las apuestas deportivas han despegado a lo grande en los hipódromos, desbancando rápidamente a las apuestas hípicas parimutuel como su mayor fuente de ingresos. Por ejemplo, Meadowlands está a tiro de piedra del MetLife Stadium, sede de los New York Giants y los Jets, y forma parte del área metropolitana de Nueva York, una de las mayores masas urbanas del mundo y la más poblada de Estados Unidos. Con una gran afluencia de público -y de fútbol americano-, no es de extrañar que su casa de apuestas deportivas FanDuel sea una de las más rentables del mundo.

Póker en New Jersey

En septiembre de 2023, había tres salas de póquer en vivo en Nueva Jersey, todas en Atlantic City, en el Borgata, el Harrah's y el Tropicana. Ninguna sala fuera de Atlantic City está autorizada a ofrecer partidas de cash, aunque los torneos de póquer benéficos están permitidos bajo licencia. Las partidas en casa también son legales siempre que nadie se lleve un rastrillo ni obtenga beneficios comerciales.

Nueva Jersey legalizó el póquer en línea en 2013. Más tarde, se unió al Acuerdo Multiestatal de Juego por Internet (MISGA, por sus siglas en inglés) y ahora comparte liquidez de jugadores con Nevada, Delaware y Michigan.

Lotería de Nueva Jersey

Creada en 1970, la Lotería de Nueva Jersey ofrece una amplia gama de juegos de sorteo, incluidos juegos multiestatales como Powerball y Mega Millions, así como raspaditas, juegos "fast-play" en línea y el juego de estilo keno "Quickdraw". En 2013, se anunció que la lotería empezaría a vender billetes online a partir del otoño de 2014.

Juegos benéficos en Nueva Jersey

Nueva Jersey permite que determinados tipos de organizaciones sin ánimo de lucro organicen bingos, rifas y noches de casino benéficas, incluidos torneos de póquer, mediante un permiso de la Comisión de Control de los Juegos de Azar Legalizados. Existen límites estrictos para los premios. Por ejemplo, en el caso del bingo, no se puede conceder un premio superior a 1.000 dólares en una sola partida.

Preguntas frecuentes sobre el juego en Nueva Jersey

¿Hay casinos en Nueva Jersey?

Sí, o más concretamente, Atlantic City tiene casinos. Hay nueve casinos en la ciudad turística, entre ellos The Borgata, The Hard Rock Atlantic City, Harrah's y The Tropicana.

¿Hay hipódromos en Nueva Jersey?

Sí, hay tres hipódromos en Nueva Jersey: Meadowlands, en Jersey del Norte, Monmouth Park, en Oceanport, y Freehold Raceway, en Freehold.

¿Existen las apuestas deportivas en Nueva Jersey?

Sí, desde 2018, los casinos de Atlantic City y los tres hipódromos del estado ofrecen apuestas deportivas minoristas y móviles.

¿Es legal el juego por dinero real en Nueva Jersey?

Sí. Los residentes de Nueva Jersey son libres de unirse a casinos, apuestas deportivas y salas de póquer regulados por Nueva Jersey. Le recomendamos encarecidamente que se adhiera a los sitios de juego legales de NJ que son seguros porque están autorizados y regulados por NJ DGE.

¿Hay póquer en Nueva Jersey?

Sí, hay tres salas de póquer en Atlantic City, en el Borgata, el Harrah's y el Tropicana. Se puede jugar al póquer online con dinero real en cualquier lugar del estado.

¿Son legales los partidos en casa en Nueva Jersey?

Sí, las partidas de póquer social en casa son legales siempre que nadie se lleve un rastrillo ni obtenga beneficios comerciales.

Leyes de juego de NJ (texto completo)

2. La Legislatura no autorizará juegos de azar de ningún tipo a menos que el tipo específico, las restricciones y el control de los mismos hayan sido sometidos y autorizados por la mayoría de los votos emitidos por el pueblo en una elección especial o sean sometidos y autorizados por la mayoría de los votos emitidos por los votantes legalmente calificados del Estado que voten en una elección general, excepto que, sin dicha sumisión o autorización:

A. Será legal que las organizaciones de buena fe de veteranos, benéficas, educativas, religiosas o fraternales, los clubes cívicos y de servicios, las asociaciones o clubes de personas de la tercera edad, las compañías de bomberos voluntarios y los escuadrones de primeros auxilios o rescate realicen, bajo las restricciones y el control que ocasionalmente prescriba la Legislatura por ley juegos de azar de, y restringidos a, la venta de derechos de participación, la concesión de premios, en el tipo específico de juego de azar a veces conocido como bingo o lotería, jugado con cartones que llevan números u otras designaciones, 5 o más en una línea, el titular que cubre números como objetos, que se extraen de un receptáculo con numeración similar y que gana el juego la persona que primero cubra una disposición de números previamente designada en dicho cartón, cuando la totalidad del producto neto de dichos juegos de azar se destine a fines educativos, benéficos, patrióticos, religiosos o de interés público, y, en el caso de asociaciones o clubes de la tercera edad, al apoyo de dichas organizaciones, en cualquier municipio en el que la mayoría de los votantes calificados, votando al respecto, en una elección general o especial, según lo establezca la Legislatura por ley, autorice la realización de dichos juegos de azar en el mismo;

B. Será legal que la Legislatura autorice, por ley, a organizaciones de buena fe de veteranos, benéficas, educativas, religiosas o fraternales, clubes cívicos y de servicio, asociaciones o clubes de personas de la tercera edad, compañías de bomberos voluntarios y escuadrones de primeros auxilios o rescate, a realizar juegos de azar de, y restringidos a, la venta de derechos a participar, y la adjudicación de premios, en los tipos específicos de juegos de azar a veces conocidos como rifas, realizados por sorteo de premios o por asignación de premios al azar, cuando la totalidad del producto neto de dichos juegos de azar se destine a fines educativos, benéficos, patrióticos, religiosos o de interés público y, en el caso de asociaciones o clubes de la tercera edad, al apoyo de dichas organizaciones, en cualquier municipio en el que dicha ley sea adoptada por la mayoría de los votantes calificados, que voten al respecto, en una elección general o especial, según lo establezca la ley, y para que la Legislatura, de tanto en tanto, restrinja y controle, por ley, la realización de dichos juegos de azar;

C. Será lícito que la Legislatura autorice la realización de loterías estatales restringidas a la venta de derechos de participación en las mismas y a la adjudicación de premios mediante sorteos, cuando la totalidad del producto neto de cualquiera de dichas loterías se destine a instituciones estatales y a ayuda estatal para la educación; no obstante, la Legislatura no podrá pedir prestado, apropiarse o utilizar, bajo ningún pretexto, los ingresos netos de la lotería para el confinamiento, alojamiento, supervisión o tratamiento de delincuentes adultos o menores declarados delincuentes, o para la construcción, dotación de personal, apoyo, mantenimiento o funcionamiento de una institución o centro correccional para adultos o menores;

D. Será lícito que la Asamblea Legislativa autorice por ley el establecimiento y funcionamiento, bajo la regulación y el control del Estado, de casas de juego o casinos dentro de los límites, tal como se han establecido hasta ahora, de la ciudad de Atlantic City, condado de Atlantic, y que conceda licencias y grave con impuestos tales operaciones y el equipo utilizado en relación con las mismas. Toda ley que autorice el establecimiento y funcionamiento de dichos establecimientos de juegos de azar dispondrá que los ingresos del Estado derivados de los mismos se destinen exclusivamente a la financiación de reducciones en los impuestos sobre la propiedad, alquileres, teléfono, gas, electricidad y servicios públicos municipales de las personas mayores y los residentes discapacitados del Estado que reúnan los requisitos, así como a servicios o prestaciones sanitarios o servicios o prestaciones de transporte adicionales o ampliados para las personas mayores y los residentes discapacitados que reúnan los requisitos, de conformidad con las fórmulas que establezca la Legislatura por ley. El tipo y número de dichos casinos o casas de juego y de los juegos de azar que puedan llevarse a cabo en cualquiera de dichos establecimientos se determinará mediante o de conformidad con los términos de la ley que autorice el establecimiento y funcionamiento de los mismos;

E. Será legal que la Legislatura autorice, por ley, (1) la transmisión simultánea por imagen de las carreras de caballos de carreras y de arneses realizadas en hipódromos ubicados dentro o fuera de este Estado, o ambos, a casas de juego o casinos en la ciudad de Atlantic City y (2) el tipo específico, las restricciones y el control de las apuestas en dichos establecimientos de juego sobre los resultados de dichas carreras. La participación del Estado en los ingresos derivados de la misma se destinará a servicios en beneficio de las personas de la tercera edad que reúnan los requisitos establecidos por la ley; y

F. Será lícito que la Legislatura autorice, por ley, el tipo específico, las restricciones y el control de las apuestas sobre los resultados de las carreras de caballos de carreras y de arneses, en vivo o simuladas, realizadas dentro o fuera de este Estado. La participación del Estado en los ingresos derivados de las mismas se destinará a los fines que establezca la ley.

Derecho Penal

2A:40-1. Transacciones de juego ilícitas

Serán ilícitas todas las apuestas que dependan de cualquier carrera o juego, o de cualquier juego por sorteo o azar, o de cualquier sorteo, azar, siniestro o acontecimiento desconocido o contingente.

2A:40-2. Responsabilidad del interesado o de la persona que recibe la apuesta

Quien pague, entregue o deposite cualquier dinero, propiedad o cosa en acción sobre el evento de cualquier apuesta prohibida por este capítulo o por cualquier ley de este estado, puede demandar y recuperar lo mismo del ganador, o de la persona a quien se le pague o entregue, o del accionista u otra persona en cuyas manos se deposite, o cualquier parte del mismo, ya sea que se haya entregado o pagado o no por dicho depositario o accionista y ya sea que se pierda o no dicha apuesta.

[Sin embargo, New Jersey tiene una excepción a esta norma, en virtud de su Ley de control de casinos, N.J.Stat.Ann. § 5:12-101 (West 1988). Dicha ley, en esencia, establece que un préstamo concedido para el juego en un casino de Atlantic City es legal y exigible. Gottlob contra López, 205 N.J.Super. 417, 501 A.2d 176 (1985)].

2A:40-5. Acción del perdedor para recuperar dinero o bienes perdidos en el juego, con costas; limitación.

Si una persona pierde dinero, bienes, enseres u otra cosa de valor, en violación de la sección 2A:40-1 de este título, y pagara o entregara el mismo o parte del mismo al ganador, o a cualquier persona para su uso, o a un accionista, dicha persona podrá demandar y recuperar dicho dinero, o el valor de dichos bienes, enseres u otra cosa de valor, de dicho ganador, o de dicho depositario, o de dicho accionista, tanto si el mismo ha sido entregado o pagado por dicho accionista como si no, en una acción civil siempre que dicha acción se interponga dentro de los 6 meses naturales siguientes al pago o entrega.

2A:40-6. Acción del informador para recuperar dinero o bienes perdidos en el juego; limitación; costas.

Si la persona que pierda y pague dicho dinero, o pierda y entregue dicha cosa o cosas como se menciona anteriormente, no demanda, dentro del plazo mencionado, sin colusión, por el dinero u otra cosa o cosas así perdidas y pagadas, o entregadas, cualquier otra persona puede demandar y recuperar lo mismo, con los costos del juicio, de dicho ganador, depositario o interesado como se menciona anteriormente; Una parte de la misma se destinará a la persona que la reclame y la otra parte al Estado, siempre que la acción se interponga dentro de los 6 meses naturales siguientes a la expiración del plazo establecido en la sección 2A:40-5 de este título para que el perdedor demande por la misma.

2C:2-6. Responsabilidad por la conducta de otro; complicidad

a. Una persona es culpable de un delito si lo comete por su propia conducta o por la conducta de otra persona de la que es legalmente responsable, o por ambas.

b. Una persona es legalmente responsable de la conducta de otra persona cuando:

(1) Actuando con el tipo de culpabilidad suficiente para la comisión del delito, hace que una persona inocente o irresponsable realice dicha conducta;

(2) El código o la ley que tipifica el delito le hace responsable de la conducta de esa otra persona;

(3) Es cómplice de esa otra persona en la comisión de un delito; o

(4) Participa en una conspiración con dicha otra persona.

c. Una persona es cómplice de otra en la comisión de un delito si:

(1) Con el propósito de promover o facilitar la comisión del delito; él

(a) Inste a otra persona a cometerlo;

(b) Ayude o acuerde o intente ayudar a otra persona a planearlo o cometerlo; o

(c) Teniendo el deber legal de impedir la comisión del delito, no se esfuerza debidamente por hacerlo; o

(2) Su conducta está expresamente declarada por la ley para establecer su complicidad.

d. Una persona legalmente incapaz de cometer por sí misma un delito concreto puede ser culpable del mismo si lo comete otra persona de cuya conducta es legalmente responsable, a menos que dicha responsabilidad sea incompatible con la finalidad de la disposición que establece su incapacidad.

e. Salvo disposición contraria del código o de la ley que define el delito, una persona no es cómplice de un delito cometido por otra persona si:

(1) Es víctima de ese delito;

(2) El delito está tan definido que su conducta es inevitablemente inherente a su comisión; o

(3) Pone fin a su complicidad en circunstancias que manifiestan una renuncia completa y voluntaria según se define en la sección 2C:5-1 d. antes de la comisión del delito. La terminación por renuncia es una defensa afirmativa que el acusado debe probar mediante una preponderancia de pruebas.

f. Un cómplice puede ser condenado si se prueba la comisión del delito y su complicidad en el mismo, aunque la persona de la que se afirma que cometió el delito no haya sido procesada o condenada o haya sido condenada por un delito o grado de delito diferente o goce de inmunidad para ser procesada o condenada o haya sido absuelta.

2C:37-1. Definiciones

Las siguientes definiciones se aplican al presente capítulo y al capítulo 64:

a. "Concurso de azar" se refiere a cualquier concurso, juego, quiniela, sistema de juego o dispositivo de juego en el que el resultado dependa en un grado importante de un elemento de azar, aunque la habilidad de los concursantes o de otras personas también pueda ser un factor.

b."Juego": apostar o arriesgar algo de valor en función del resultado de un concurso de azar o de un acontecimiento contingente futuro que no esté bajo el control o la influencia del actor, sobre la base de un acuerdo o entendimiento de que recibirá algo de valor en caso de que se produzca un resultado determinado.

c. Por "jugador" se entenderá toda persona que participe en cualquier forma de juego de azar únicamente como concursante o apostante, sin recibir ni adquirir derecho a recibir beneficio alguno por ello, salvo las ganancias personales del juego, y sin prestar de otro modo ninguna ayuda material al establecimiento, la realización o el funcionamiento de la actividad de juego de que se trate. Una persona que apueste en un juego social de azar en igualdad de condiciones con los demás participantes en el mismo no presta por ello ayuda material al establecimiento, desarrollo o explotación de dicho juego si realiza, sin percibir honorarios ni remuneración, actos dirigidos a la organización o facilitación del juego, tales como invitar a personas a jugar, permitir el uso de un local para ello o suministrar cartas u otro material utilizado en el mismo. Una persona que se dedique a"hacer apuestas", tal y como se define en esta sección, no es un "jugador".

d. Por "cosa de valor" se entenderá cualquier dinero o propiedad, cualquier ficha, objeto o artículo canjeable por dinero o propiedad, o cualquier forma de crédito o promesa que contemple directa o indirectamente la transferencia de dinero o propiedad o de cualquier interés en los mismos, o que implique la concesión de un servicio, entretenimiento o privilegio de participar en un juego o sistema sin coste alguno. Esta definición, sin embargo, no incluye ninguna forma de promesa que implique la concesión de un privilegio de participar gratuitamente en un juego en un dispositivo mecánico o electrónico de diversión, distinto de una máquina tragamonedas, como premio por alcanzar una determinada puntuación en dicho dispositivo.

e. "Dispositivo de juegos de azar" se refiere a cualquier dispositivo, máquina, parafernalia o equipo que se utilice o pueda utilizarse en las fases de juego de cualquier actividad de juego, tanto si dicha actividad consiste en el juego entre personas como en el juego por una persona que implique el juego de una máquina. No obstante lo anterior, los billetes de lotería, los resguardos de pólizas y otros artículos utilizados en las fases de juego de loterías y pólizas no son dispositivos de juego.

f. Por "máquina de slots" se entiende cualquier dispositivo, artificio o máquina mecánica, eléctrica o de otro tipo que, mediante la inserción de una moneda, ficha u objeto similar, o mediante el pago de cualquier contraprestación, está disponible para jugar o funcionar, y cuyo juego o funcionamiento, ya sea debido a la habilidad del operador o a la aplicación del elemento de azar, o a ambos, puede proporcionar o dar derecho a la persona que juega o maneja la máquina a recibir dinero en efectivo o fichas para canjear por dinero en efectivo, tanto si el pago se realiza automáticamente desde la máquina como de cualquier otra forma. Un dispositivo así construido, o fácilmente adaptable o convertible a tal uso, no deja de ser una máquina de slots porque no esté en condiciones de funcionar o porque se requiera algún acto mecánico de manipulación o reparación para lograr su adaptación, conversión o funcionamiento.

g. "Apuestas" se refiere al fomento de la actividad de juego mediante la aceptación ilícita de apuestas de miembros del público sobre el resultado de futuros acontecimientos contingentes como negocio.

h. "Lotería" se refiere a un sistema de juego ilegal en el que (a) los jugadores pagan o acuerdan pagar algo de valor por oportunidades, representadas y diferenciadas por números o por combinaciones de números o por algún otro medio, una o más de cuyas oportunidades se designarán como ganadoras; y (b) las oportunidades ganadoras se determinarán por sorteo o por algún otro método basado en el elemento de azar; y (c) los poseedores de las oportunidades ganadoras recibirán algo de valor.

i. "Política" o "juego de números": una forma de lotería en la que las posibilidades o jugadas ganadoras no se determinan sobre la base de un sorteo u otro acto por parte de las personas que dirigen o están relacionadas con el plan, sino sobre la base del resultado o resultados de un acontecimiento o acontecimientos contingentes futuros no relacionados con el plan en particular.

j. "Centro de juego" se refiere al lugar al que pueden acudir las personas para participar en actividades de juego.

k. "Ilegal" significa no autorizado específicamente por la ley.

2C:37-2. Promoción del juego.

a. Definición de promoción del juego. Una persona es culpable de promover el juego cuando, a sabiendas:

(1) Acepte o reciba dinero u otros bienes, en virtud de un acuerdo o entendimiento con cualquier persona por el que participe o vaya a participar en el producto de una actividad de juego; o

(2) Participe en conductas que ayudan materialmente a cualquier forma de actividad de juego. Dicha conducta incluye, pero no se limita a, la conducta dirigida a la creación o establecimiento del juego, concurso, plan, dispositivo o actividad de que se trate, a la adquisición o mantenimiento de locales, parafernalia, equipos o aparatos para ello, a la solicitud o inducción de personas a participar en ellos, a la realización efectiva de las fases de juego, a la organización de cualquiera de sus fases financieras o de registro, o a cualquier otra fase de su funcionamiento.

b. Calificación. Una persona que viole las disposiciones de la subsección a. por:

(1) Participar en apuestas en la medida en que reciba o acepte en un día más de cinco apuestas por un total de más de 1.000,00 dólares; o

(2) Recibir, en relación con un plan o empresa de lotería o política (a) dinero o registros escritos de una persona que no sea un jugador cuyas oportunidades o jugadas estén representadas por dicho dinero o registros, o (b) más de $100,00 en cualquier día de dinero jugado en dicho esquema o empresa, es culpable de un delito de tercer grado [Nota del editor: la pena es de tres a cinco años] y no obstante lo dispuesto en la sección 2C:43-3 estará sujeto a una multa de no más de $35,000.00 y cualquier otra disposición apropiada autorizada por N.J.S.2C:43-2 b.

Una persona que infrinja las disposiciones del apartado a. participando en apuestas en la medida en que reciba o acepte tres o más apuestas en cualquier período de dos semanas es culpable de un delito de cuarto grado [Nota de la redacción: la pena es de hasta 18 meses] y, no obstante lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeta a una multa de no más de 25.000,00 dólares y a cualquier otra disposición adecuada autorizada por N.J.S.2C:43-2b. En caso contrario, la promoción del juego constituye un delito de alteración del orden público y, no obstante lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeta a una multa no superior a 10.000,00 dólares y a cualquier otra disposición adecuada autorizada por N.J.S.2C:43-2b.

c. Es una defensa a un procesamiento bajo la subsección a. que la persona participó solamente como jugador. Corresponderá al acusado demostrar mediante pruebas claras y convincentes su condición de jugador.

2C:37-3. Posesión de registros de juego.

a. Una persona es culpable de posesión de registros de apuestas cuando, con conocimiento de su contenido, posee cualquier escrito, papel, instrumento o artículo:
(1) De un tipo comúnmente utilizado en la operación o promoción de un esquema o empresa de apuestas, incluido cualquier papel o producto de papel en forma de hoja químicamente convertido en nitrocelulosa con características explosivas, así como cualquier papel soluble en agua o derivado de papel en forma de hoja; o
(2) De un tipo comúnmente utilizado en la operación, promoción o juego de un esquema o empresa de lotería o política.

b. Defensas.
(1) Es una defensa a una acusación bajo la subsección a. (2) que debe ser probada por el acusado por evidencia clara y convincente que el escrito, papel, instrumento o artículo poseído por el acusado constituía, reflejaba o representaba jugadas, apuestas o chances del propio acusado en un número no mayor a 10.
(2) Es una defensa a una acusación bajo la subsección a. que el acusado debe demostrar mediante pruebas claras y convincentes que el escrito, papel, instrumento o artículo que poseía no se utilizó ni se pretendía utilizar en la operación o promoción de un plan o empresa de apuestas, ni en la operación, promoción o juego de un plan o empresa de lotería o póliza.

c. Graduación. La posesión de registros de apuestas es un delito de tercer grado y, sin perjuicio de lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeta a una multa no superior a 35.000,00 dólares y a cualquier otra disposición adecuada autorizada por N.J.S.2C:43-2b. cuando el escrito, papel, instrumento o artículo:
(1) En un plan o empresa de apuestas, constituya, refleje o represente más de cinco apuestas por un total de más de $1.000,00; o
(2) En el caso de un plan o empresa de lotería o póliza, constituya, refleje o represente más de cien jugadas o posibilidades en la misma.

En caso contrario, la posesión de registros de apuestas constituye un delito de alteración del orden público y, sin perjuicio de lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeta a una multa no superior a 20.000,00 dólares y a cualquier otra disposición adecuada autorizada por N.J.S.2C:43-2b.

2C:37-4. Mantenimiento de un centro de juego.

a. Una persona es culpable de un delito de cuarto grado si, teniendo la propiedad sustancial u otro control autorizado sobre locales que están siendo utilizados con su conocimiento para fines de actividades prohibidas por N.J.S.2C:37-2 y N.J.S.2C:37-3, permite que se produzcan o continúen o no hace ningún esfuerzo por impedir que se produzcan o continúen y acepta o recibe dinero u otros bienes en virtud de un acuerdo o entendimiento con cualquier persona por el que participa o participará en los beneficios de dicha actividad de juego en dichos locales y, sin perjuicio de lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeto a una multa no superior a 25.000,00 dólares y a cualquier otra disposición adecuada autorizada por N.J.S.2C:43-2b.

b. Una persona es culpable de un delito de cuarto grado si, teniendo la propiedad sustancial u otro control autorizado sobre locales abiertos al público en general que están siendo utilizados con su conocimiento para fines de actividad de juego, permite que tal ocurra o continúe o no hace ningún esfuerzo para evitar que ocurra o continúe y, no obstante lo dispuesto en la sección 2C:43-3, estará sujeta a una multa de no más de $25.000,00 y cualquier otra disposición apropiada autorizada por N.J.S.2C:43-2b.

2C:37-4.1. Juego a bordo, delito; clasificación; excepción.

1. a. Una persona es culpable de juego a bordo de un buque cuando la persona:
(1) provoca, participa o permite a sabiendas que se lleve a cabo cualquier actividad de juego prohibida en virtud de N.J.S.2C:37-2, 2C:37-3 o 2C:37-4 en un buque que embarque desde cualquier punto dentro del Estado y desembarque en el mismo punto o en otro punto dentro del Estado, independientemente de que la actividad de juego se lleve a cabo dentro o fuera de las aguas del Estado; o bien

(2) dirija, supervise, controle, opere o posea cualquier embarcación que embarque desde cualquier punto dentro del Estado, y desembarque en el mismo u otro punto dentro del Estado, durante el cual la persona cause o permita a sabiendas cualquier actividad de juego prohibida en virtud del presente capítulo, independientemente de que la actividad de juego se lleve a cabo dentro o fuera de las aguas del Estado.

b. Cualquier persona que infrinja las disposiciones del subapartado a. de esta sección será culpable de un delito del mismo grado que el delito más grave que se haya cometido en violación de N.J.S.2C:37-2, 2C:37-3 o 2C:37-4, según proceda.

c. Esta sección no se aplicará a la actividad de juegos de azar realizada en embarcaciones con pabellón de los Estados Unidos o con pabellón extranjero durante el viaje desde una nación extranjera u otro estado o posesión de los Estados Unidos hasta el punto de primera entrada en aguas de New Jersey o durante el viaje a una nación extranjera u otro estado o posesión de los Estados Unidos desde el punto de salida de aguas de New Jersey, siempre que nada de lo aquí dispuesto impida el enjuiciamiento por cualquier otro delito contemplado en este capítulo.

2C:37-5. Delitos de juego; presunción

En cualquier enjuiciamiento en virtud de este artículo en el que sea necesario probar la ocurrencia de un evento deportivo, será admisible como prueba un informe publicado de su ocurrencia en cualquier diario, revista u otra publicación impresa periódica de circulación general, y constituirá una prueba presuntiva de la ocurrencia de dicho acontecimiento.

2C:37-6. Delitos de lotería; no hay defensa

Cualquier delito definido en este artículo que consista en la comisión de actos relacionados con una lotería no es menos delictivo porque la lotería en sí se sortee o se lleve a cabo sin el estado. Esta sección no se aplicará a ninguna persona que tenga en su posesión o custodia cualquier papel, documento, boleto o memorándum de una lotería autorizada, patrocinada y operada por cualquier estado de los Estados Unidos, siempre que el papel, documento, boleto o memorándum haya sido adquirido por el poseedor del mismo en el Estado en el que dicha lotería haya sido autorizada, patrocinada y operada.

2C:37-7. Posesión de un dispositivo de juegos de azar

Una persona, excepto un jugador, es culpable de posesión de un dispositivo de juego cuando, con conocimiento de su carácter, fabrica, vende, transporta, coloca o posee, o realiza o negocia cualquier transacción que afecte o esté diseñada para afectar a la propiedad, custodia o uso de:
a. Una máquina de slots; o
b. Cualquier otro dispositivo de juego, en la creencia de que el mismo va a ser utilizado para el fomento de una actividad de juego ilegal.

La posesión de un dispositivo de juego en circunstancias distintas a las que constituirían una infracción del artículo 116 de la"Ley de Control de Casinos" (P.L.1977, c. 110; C. 5:12-1 y siguientes) constituye un delito de alteración del orden público; no obstante, la posesión de no más de un dispositivo de juego que no sea una máquina tragamonedas para uso social dentro del hogar no constituirá un delito en virtud de este artículo; y, no obstante, la posesión de una o más máquinas tragamonedas antiguas no constituirá un delito en virtud de este artículo o del artículo 116 de la "Ley de Control de Casinos" (P.L.1977, c. 110; C. 5:12-1 y siguientes). Tal y como se utiliza en este artículo, por "máquina de slots antigua" se entiende una máquina de slots fabricada antes de 1941. Nada de lo aquí contenido será interpretado como autorización para el uso de una máquina de slots antigua para cualquier propósito ilegal o para juegos de azar...

2C:37-9. Inaplicabilidad

Nada de lo dispuesto en el presente capítulo se interpretará en el sentido de prohibir cualquier actividad autorizada por la"Ley de control de casinos" (P.L.1977, c. 110; C. 5:12-1 y siguientes), ni de sustituir cualquier disposición de dicha ley.

2C:43-6. Pena de prisión por delito; plazos ordinarios; plazos obligatorios.

a. Salvo que se disponga otra cosa, una persona que haya sido declarada culpable de un delito podrá ser condenada a una pena de prisión, según se indica a continuación:

(1) En el caso de un delito de primer grado, por un período específico de años que será fijado por el tribunal y estará comprendido entre 10 y 20 años;

(2) En el caso de un delito de segundo grado, por un período específico de años que será fijado por el tribunal y estará comprendido entre cinco y diez años;

(3) En el caso de un delito de tercer grado, por un período específico de años que será fijado por el tribunal y estará comprendido entre tres y cinco años;

(4) En el caso de un delito de cuarto grado, por un período específico que será fijado por el tribunal y que no excederá de 18 meses.

b. Como parte de una sentencia por cualquier delito, cuando el tribunal esté claramente convencido de que los factores agravantes superan sustancialmente a los factores atenuantes, tal como se establece en las subsecciones a. y b. de 2C:44-1, o el tribunal considere que se aplica el factor agravante establecido en el párrafo (5) de la subsección a. de N.J.S.2C:44-1, el tribunal podrá fijar una pena mínima que no exceda la mitad de la pena establecida de conformidad con la subsección a., o la mitad de la pena fijada en virtud de un período máximo de encarcelamiento por un delito establecido en cualquier ley distinta del presente código, durante el cual el acusado no podrá optar a la libertad condicional; siempre que ningún acusado pueda optar a la libertad condicional en una fecha anterior a la prevista por la ley que regula la libertad condicional.

c. Una persona que haya sido condenada con arreglo a 2C:39-4a. por posesión de un arma de fuego con intención de utilizarla contra otra persona, o por un delito tipificado en cualquiera de los siguientes artículos: 2C:11-3, 2C:11-4, 2C:12-1b., 2C:13-1, 2C:14- 2a., 2C:14-3a., 2C:15-1, 2C:18-2, 2C:29-5, que, en el curso de la comisión o intento de comisión del delito, incluida la huida inmediata del mismo, utilizó o estaba en posesión de un arma de fuego tal como se define en 2C:39-1f., será condenada por el tribunal a una pena de prisión. La pena de prisión incluirá la imposición de una pena mínima. La pena mínima se fijará entre, un tercio y la mitad de la condena impuesta por el tribunal o tres años, lo que sea mayor, o 18 meses en el caso de un delito de cuarto grado, durante los cuales el acusado no podrá optar a la libertad condicional.

Las penas mínimas establecidas por esta sección no impedirán que el tribunal imponga penas de prisión presuntas de conformidad con 2C:44-1f.(1) excepto en los casos de delitos de cuarto grado.

Una persona que haya sido condenada por un delito enumerado en este subapartado y que haya utilizado o poseído un arma de fuego durante su comisión, intento de comisión o huida del mismo y que haya sido condenada previamente por un delito que implique el uso o posesión de un arma de fuego según se define en 2C:44-3d., será condenada por el tribunal a una pena ampliada según lo autorizado por 2C:43-7c., sin perjuicio de que las penas ampliadas sean normalmente discrecionales con el tribunal.

d. El tribunal no impondrá una condena obligatoria de conformidad con el subapartado c. de este artículo, 2C:43-7c. o 2C:44-3d., a menos que se haya establecido el motivo de la misma en una vista. En la vista, que puede celebrarse en el momento de dictar sentencia, el fiscal deberá establecer, por preponderancia de las pruebas, que el arma utilizada o poseída era un arma de fuego. Para llegar a esta conclusión, el tribunal tendrá en cuenta cualquier prueba, testimonio o información que se haya aportado en el juicio, en la audiencia de alegaciones o en otros procedimientos judiciales, y también tendrá en cuenta el informe de la presente sentencia y cualquier otra información pertinente.

e. Una persona condenada por un tercer delito o delitos subsiguientes relacionados con los impuestos estatales en virtud de N.J.S. 2C:20-9, N.J.S. 2C:21-15, cualquier otra disposición de este código, o en virtud de cualquiera de las disposiciones del Título 54 de los Estatutos Revisados, o el Título 54A de los Estatutos de New Jersey, en su forma enmendada y complementada, será condenada a una pena de prisión por el tribunal. Esto no impedirá que se solicite y se imponga una pena de prisión ampliada en virtud de N.J.S. 2C:44-3 si las disposiciones de dicha sección son aplicables al delincuente.

f. Una persona condenada por fabricar, distribuir, dispensar o poseer con intención de distribuir cualquier sustancia peligrosa o sustancia análoga controlada conforme a N.J.S. 2C:35-5, por mantener u operar una instalación de producción de sustancias peligrosas controladas conforme a N.J.S. 2C:35-4, de emplear a un menor en un plan de distribución de drogas con arreglo a N.J.S. 2C:35-6, de dirigir una red de tráfico de estupefacientes con arreglo a N.J.S. 2C:35-3, o de distribuir, dispensar o poseer con intención de distribuir en o cerca de instalaciones o autobuses escolares con arreglo a la sección 1 de P.L.1987, c. 101 (C. 2C:35-7), que haya sido condenado anteriormente por fabricar, distribuir, dispensar o poseer con intención de distribuir una sustancia peligrosa controlada o un análogo de sustancia controlada, será condenado por el tribunal, previa solicitud del fiscal, a una pena ampliada según lo autorizado por el subapartado c. de N.J.S. 2C:43-7, sin perjuicio de que las penas ampliadas sean normalmente discrecionales para el tribunal. La pena de prisión incluirá, salvo lo dispuesto en N.J.S. 2C:35-12, la imposición de una pena mínima. La pena mínima se fijará en, o entre, un tercio y la mitad de la condena impuesta por el tribunal o tres años, lo que sea mayor, no menos de siete años si la persona es condenada por una violación de N.J.S. 2C:35-6, o 18 meses en el caso de un delito de cuarto grado, durante los cuales el acusado no podrá optar a la libertad condicional.

El tribunal no impondrá una prórroga de la pena en virtud del presente apartado a menos que se haya establecido el motivo de la misma en una vista. En la vista, que puede celebrarse en el momento de dictar sentencia, el fiscal establecerá el motivo de la misma mediante una preponderancia de las pruebas. Para llegar a esta conclusión, el tribunal tendrá en cuenta cualquier prueba, testimonio o información que se haya aportado en el juicio, en la audiencia de alegaciones o en otros procedimientos judiciales, y también tendrá en cuenta el informe de la presente sentencia y cualquier otra información pertinente.

A efectos del presente subapartado, existe una condena previa cuando el actor ha sido condenado en cualquier momento en virtud del capítulo 35 del presente título o del título 24 de los Estatutos Revisados o en virtud de cualquier ley similar de los Estados Unidos, de este Estado o de cualquier otro estado por un delito que sea sustancialmente equivalente a N.J.S. 2C:35-3, N.J.S. 2C:35-4, N.J.S. 2C:35-5, N.J.S. 2C:35-6 o al artículo 1 de P.L.1987, c. 101 (C. 2C:35-7).

g. Cualquier persona que haya sido condenada en virtud de la subsección a. de N.J.S. 2C:39-4 por poseer una ametralladora o un arma de fuego de asalto con intención de utilizarla contra la persona de otro, o por un delito en virtud de cualquiera de las siguientes secciones: N.J.S. 2C:11-3, N.J.S. 2C:11-4, N.J.S. 2C:12-1b., N.J.S. 2C:13-1, N.J.S. 2C:14-2a., N.J.S. 2C:14-3a., N.J.S. 2C:15-1, N.J.S. 2C:18- 2, N.J.S. 2C:29-5, N.J.S. 2C:35-5, que, durante la comisión o el intento de comisión del delito, incluida la huida inmediata del mismo, utilizó o estaba en posesión de una ametralladora o un arma de fuego de asalto, será condenado a una pena de prisión por el tribunal. La pena de prisión incluirá la imposición de una pena mínima. La pena mínima será de diez años para los delitos de primer o segundo grado, de cinco años para los delitos de tercer grado o de dieciocho meses para los delitos de cuarto grado, durante los cuales el acusado no podrá obtener la libertad condicional.

Las penas mínimas establecidas por esta sección no impedirán que el tribunal imponga penas de prisión presuntas de conformidad con el párrafo (1) de la subsección f. de N.J.S. 2C:44-1 para delitos de primer grado.

Una persona que haya sido condenada por un delito enumerado en este subapartado y que haya utilizado o poseído una ametralladora o un arma de fuego de asalto durante su comisión, intento de comisión o huida del mismo y que haya sido condenada previamente por un delito que implique el uso o posesión de cualquier arma de fuego tal y como se define en el subapartado d. de N.J.S. 2C:44-3, será condenado por el tribunal a una pena ampliada según lo autorizado por la subsección d. de N.J.S. 2C:43-7, sin perjuicio de que las penas ampliadas sean normalmente discrecionales para el tribunal.

h. El tribunal no impondrá una condena obligatoria de conformidad con el subapartado g. de esta sección, los subapartados d. de N.J.S. 2C:43-7 o N.J.S. 2C:44-3, a menos que el motivo para ello se haya establecido en una vista. En la vista, que puede celebrarse en el momento de dictar sentencia, el fiscal deberá establecer por preponderancia de las pruebas que el arma utilizada o poseída era una ametralladora o un arma de fuego de asalto. Para llegar a esta conclusión, el tribunal tendrá en cuenta cualquier prueba, testimonio o información presentada en el juicio, en la audiencia de alegaciones o en otros procedimientos judiciales, y también tendrá en cuenta el informe de la presente sentencia y cualquier otra información pertinente.

i. Una persona que haya sido condenada en virtud del apartado (6) del subapartado b. de 2C:12-1 por causar lesiones corporales al eludir será condenada por el tribunal a una pena de prisión. La pena de prisión incluirá la imposición de una pena mínima. La pena mínima se fijará entre un tercio y la mitad de la pena impuesta por el tribunal. La pena mínima establecida en este apartado no impedirá que el tribunal imponga una pena de prisión presunta de conformidad con el apartado (1) del subapartado f. de 2C:44-1.

Juegos de azar con licencia

5:8-24. Título abreviado

Esta ley será conocida y podrá ser citada como la "Ley de Licencias de Bingo".

5:8-25. Licencia autorizada; organizaciones elegibles; juego descrito; fines a los que se dedica la recaudación; derechos de los licenciatarios; uso de dispositivos electrónicos.

Será legal que el órgano gubernamental de cualquier municipio, en cualquier momento después de que esta ley entre en vigencia dentro de dicho municipio y excepto cuando lo prohíba esta ley, otorgue licencias a organizaciones o asociaciones de buena fe de veteranos de cualquier guerra en la que Estados Unidos haya estado involucrado, iglesias o congregaciones religiosas y organizaciones religiosas, organizaciones benéficas, educativas y fraternales, clubes cívicos y de servicios, asociaciones y clubes de ciudadanos mayores, compañías de bomberos voluntarios oficialmente reconocidas y escuadrones de primeros auxilios o rescate voluntarios oficialmente reconocidos, para celebrar y operar juegos de azar de, y restringidos a, el tipo específico de juego de azar comúnmente conocido como bingo o lotería jugado por premios con cartones que llevan números u otras designaciones, cinco o más en una línea, el titular cubriendo números, como objetos, numerados de forma similar, son extraídos de un receptáculo y el juego es ganado por la persona que primero cubra una disposición previamente designada de números en dicho cartón, vendiendo participaciones o boletos o derechos a participar en dichos juegos y dirigiendo los juegos en consecuencia, cuando la totalidad del producto neto de dichos juegos de azar se destine a fines educativos, benéficos, patrióticos, religiosos o de interés público y, en el caso de asociaciones o clubes de personas mayores, al apoyo de dichas organizaciones, y para que dicha organización, asociación, iglesia, congregación, sociedad, club, compañía de bomberos, escuadrón de primeros auxilios o rescate, o asociación o club de personas mayores, cuando cuente con dicha licencia, celebre, opere y lleve a cabo dichos juegos de azar por parte de sus miembros activos de conformidad con esta ley y dicha licencia, y bajo las condiciones y reglamentaciones para la supervisión y realización de los mismos que serán prescritas por las normas y reglamentaciones debidamente adoptadas periódicamente por la Comisión de control de juegos de azar legalizados, en adelante designada como la comisión de control, que no sean incompatibles con las disposiciones de esta ley, pero sólo cuando la totalidad de los ingresos netos de los mismos se dediquen a los usos antes mencionados y para que cualquier persona o personas participen y jueguen dichos juegos de azar realizados en virtud de dicha licencia.

La Comisión de control, de conformidad con los reglamentos promulgados por ella, autorizará el uso en la realización de bingo o lotería de dispositivos electrónicos que son el equivalente funcional de las tarjetas, objetos numerados, y receptáculo descrito en este documento en la medida en que el uso de tales dispositivos no es incompatible con cualquier otra disposición de esta ley o las disposiciones del subpárrafo A de la Constitución de New Jersey, Artículo IV, Sección 7, párrafo 2. Cualquier dispositivo electrónico deberá cumplir con las especificaciones prescritas por la comisión y deberá ser aprobado por la comisión antes de su uso. Cualquier dispositivo electrónico deberá cumplir con las especificaciones prescritas por la Comisión y deberá ser aprobado por la comisión antes de su uso. Dichos dispositivos no incluirán ningún dispositivo en el que se pueda insertar dinero, monedas o fichas o desde el que se pueda dispensar dinero, monedas o fichas, o cualquier recibo por valor monetario, o que, una vez proporcionado a una persona que participe en el bingo, sea capaz de comunicarse con otros dispositivos de este tipo. Nada de lo contenido en esta sección se interpretará en el sentido de permitir que los dispositivos electrónicos utilizados por una organización calificada en la realización de bingo o lotería estén vinculados a dispositivos electrónicos utilizados por cualquier otra organización calificada en la realización de bingo o lotería.

5:8-51. Organizaciones admisibles

a. Será legal que el órgano gubernamental de cualquier municipalidad, en cualquier momento después de que esta ley entre en vigencia dentro de dicha municipalidad y excepto cuando lo prohíba esta ley, otorgue licencias a organizaciones o asociaciones de buena fe de veteranos de cualquier guerra en la que Estados Unidos haya estado involucrado, iglesias o congregaciones religiosas y organizaciones religiosas, organizaciones benéficas, educativas y fraternales, clubes cívicos y de servicios, asociaciones y clubes de ciudadanos mayores, compañías de bomberos voluntarios oficialmente reconocidas, y escuadrones voluntarios de primeros auxilios o rescate oficialmente reconocidos, para celebrar y operar el tipo específico de juego o juegos de azar comúnmente conocidos como rifa o rifas, jugados mediante sorteo de premios o asignación de premios al azar, mediante la venta de participaciones o boletos o derechos a participar en dicho juego o juegos y mediante la realización del juego o juegos en consecuencia, cuando la totalidad de los ingresos netos de dichos juegos de azar vayan a dedicarse a fines educativos, benéficos, patrióticos, religiosos o de interés público, y en el caso de asociaciones y clubes de ciudadanos de la tercera edad, al apoyo de estas organizaciones, y para que cualquier organización o asociación, iglesia, congregación, sociedad, club, compañía o escuadrón, cuando cuente con dicha licencia o sin licencia alguna cuando y como se prescribe en lo sucesivo, celebre, opere y lleve a cabo dicho juego de azar de conformidad con esta ley y dicha licencia, en dicho municipio y vender acciones o boletos o derechos para participar en dicho juego o juegos de azar en el mismo y en cualquier otro municipio que haya adoptado esta ley y bajo las condiciones y reglamentos para la supervisión y realización de los mismos que se prescriban en las normas y reglamentos debidamente adoptados de vez en cuando por la Comisión de control de juegos de azar legalizados, en lo sucesivo designada como la comisión de control, que no sean incompatibles con las disposiciones de esta ley, pero sólo cuando la totalidad de los ingresos netos de los mismos se dediquen a los usos antes mencionados y para que cualquier persona o personas participen y jueguen en dichos juegos de azar realizados en virtud de dicha licencia.

b. La comisión de control podrá adoptar reglamentos que autoricen a los titulares de licencias a celebrar eventos denominados:

las "carreras de sillones" en las que se apueste por el resultado de carreras de caballos previamente retransmitidas y los apostantes no conozcan de antemano los resultados, cuando el premio concedido consista únicamente en mercancía o boletos de rifa, y no en dinero en efectivo; y

"noches de casino" en las que los jugadores utilizan fichas o guiones comprados al titular de la licencia para apostar en juegos de azar conocidos como blackjack, under/over, beat-the-dealer, chuck-a-luck, craps, ruleta, bingo o juegos similares aprobados por la comisión, cuando las fichas o guiones son canjeables únicamente por mercancía o boletos de rifa, y no por dinero en efectivo.

El reglamento establecerá la frecuencia con la que podrán celebrarse estos eventos, las reglas de los juegos, el tipo específico y el valor de los premios que podrán ofrecerse, las calificaciones de las personas que dirijan los juegos y otros requisitos que la comisión considere pertinentes.

c. No se requerirá licencia para la celebración, operación o conducción de una rifa de un premio de entrada de mercancía donada por valor de menos de $50,00 por la cual no se haga ningún cargo extra en una reunión en la cual no se celebre, opere o conduzca ningún otro juego de azar, si las ganancias de dicha reunión se dedican a los usos descritos en esta sección.

2. a. Será legal que el órgano de gobierno de cualquier municipalidad, en cualquier momento después de que esta ley entre en vigencia dentro de dicha municipalidad y excepto cuando lo prohíba esta ley, otorgue licencias a organizaciones o asociaciones de buena fe de veteranos de cualquier guerra en la que Estados Unidos haya estado involucrado, iglesias o congregaciones religiosas y organizaciones religiosas, organizaciones benéficas, educativas y fraternales, clubes cívicos y de servicios, asociaciones y clubes de la tercera edad, compañías de bomberos voluntarios oficialmente reconocidas y escuadrones voluntarios de primeros auxilios o rescate oficialmente reconocidos, para celebrar y operar el tipo específico de juego o juegos de azar comúnmente conocidos como rifa o rifas jugadas por sorteo de premios o la asignación de premios por azar, por la venta de acciones o boletos o derechos a participar en dicho juego o juegos y por la realización del juego o juegos...[bajo] reglas y regulaciones debidamente adoptadas de vez en cuando por la Comisión de Control de Juegos de Azar Legalizados, en lo sucesivo designada como la comisión de control, que no sean inconsistentes con las disposiciones de esta ley, pero sólo cuando la totalidad de los ingresos netos de la misma se dediquen a los usos antes mencionados y para que cualquier persona o personas participen y jueguen a dichos juegos de azar realizados en virtud de dicha licencia.

Ley de Control de Casinos

El 1 de febrero de 2011, el gobernador Chris Christie promulgó la Ley S-12, que introduce cambios significativos en la regulación de los juegos de casino en Atlantic City. La autoridad sobre el funcionamiento diario de los casinos se transfirió de la Comisión de Control de Casinos a la División de Aplicación del Juego. El texto está aquí